lunes, 19 de febrero de 2018

Presentimiento materno

Gonzalo llegó a las 8 de la mañana del sábado, después de una rumba  de tres días con los compañeros de la universidad. Entró a la pieza, sacó algo del escritorio y volvió a salir. En el barrio solo se hablaba de él. Como ya era miércoles, sus hermanas salieron a poner el denuncio. Sin embargo, a su mamá no se le veía angustiada. Ella insistía en que si había salido con la misma ropa que llegó era porque no se iba a demorar. 

2 comentarios:

  1. Gracias, mi querido Mágister, por dejarnos a la imaginación lo que Chalo sacó del escritorio. Quizás, ahí esté la clave para entender qué tanto de certeza tenga el "presentimiento" de su madre.

    Dejar para pensar e imaginar, tal vez sea el mejor obsequio de quien escribe en corto pero completo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas cosas hemos sacado del escritorio sin que doña Rosa en tu caso, o doña Ligia en el mío, sepan de qué se trata. Al menos vos y yo siempre hemos regresado.

      Eliminar